miércoles, 24 de febrero de 2021

Escena con poema "Alborada/Aubade. Philip Larkin - Devs (Capítulo 7). Alex Garland - 2020


1 comentario:

  1. Trabajo todo el día, y por las noches me emborracho.
    Me despierto a las cuatro en una oscuridad callada, y miro.
    Los bordes de las cortinas no tardarán en iluminarse.
    Hasta entonces veo lo que siempre ha estado ahí:
    la muerte infatigable, ahora un día entero más cerca,
    que borra todo pensamiento excepto
    cómo y dónde y cuándo moriré.
    Árida interrogación: no obstante el temor
    de morir, y estar muerto,
    centellea de nuevo, te posee, te aterra.

    La mente se queda en blanco ante el resplandor. No
    por remordimiento –el bien no hecho, el amor no dado,
    el tiempo desperdiciado– ni con tristeza porque
    una vida pueda tardar tanto en superar
    sus malos inicios, y quizá nunca lo consiga;
    sino ante la total y perpetua vacuidad,
    la segura extinción hacia la que viajamos
    y en la que nos perderemos para siempre. No estar
    aquí, no estar en ninguna parte,
    y pronto; nada más terrible, nada más cierto.

    Es un miedo concreto que ningún truco
    disipa. Antes lo hacía la religión,
    ese vasto brocado musical apolillado
    creado para fingir que no morimos nunca,
    y ese capcioso discurso que dice Ningún ser racional
    puede temer lo que no sentirá, no ver
    que eso es lo que tememos: ni vista, ni oído,
    ni tacto ni sabor ni olor, nada con que pensar
    nada que amar ni a lo que estar ligado,
    el anestésico del que nadie despierta.

    Y así permanece al borde de la visión,
    una pequeña mancha desenfocada, un escalofrío
    permanente que deja todo impulso en indecisión.
    Hay muchas cosas que quizá nunca ocurran; esta sí,
    y el comprenderlo es un rugido
    de miedo al crematorio cuando nos pilla
    sin nadie y sin bebida. El valor no sirve:
    significa no asustar a los demás. Tener coraje
    no te salva del último viaje.
    Igual muere el llorón que el fanfarrón.

    Lentamente se hace de día, y la habitación cobra forma.
    Es evidente como un guardarropa, lo que sabemos,
    lo que hemos sabido siempre, sabemos que no podemos escapar,
    pero no lo aceptamos. Algo tendrá que desaparecer.
    Mientras tanto los teléfonos se agazapan, dispuestos a sonar
    en oficinas cerradas, y todo este mundo indiferente,
    intrincado y de alquiler comienza a despertar.
    El cielo es blanco como arcilla, sin sol.
    Hay trabajo que hacer.
    Los carteros, como los médicos, van de casa en casa.

    Philip Larkin

    ResponderEliminar